Importancia de la certificación de Cableado estructurado

Los sistemas de cableado estructurado (SCS) son las raíces de las redes de información de tu empresa. Este soporte físico (compuesto por cables, conectores y estructuras metálicas) es el sustento del buen funcionamiento de tus servicios de datos, voz, video, seguridad e incluso energía. Aquí te entregaremos información sobre el proceso de certificación o paso final de la instalación del sistema de cableado de tu organización.
Debido a que los SCS son los responsables de la continuidad operativa de tus sistemas corporativos; es necesario que contemples que la instalación de los mismos requiere de tres fases: diseño, instalación y certificación. Si estos pasos se cumplen a cabalidad, podrás tener la tranquilidad de contar con una estructura que crece con tu empresa y con unas garantías que cubrirán posibles fallos del sistema en el futuro.

¿Qué es la certificación del sistema de cableado estructurado?

La certificación es un conjunto de pruebas que demuestran que el sistema de cableado, y la estructura que lo soporta, se encuentran en condiciones óptimas para dar cumplimiento a las necesidades de la organización. De ser así, asegurarás la perdurabilidad de la inversión que estás realizando y tendrás garantía de hasta 25 años sobre los materiales utilizados. De lo contrario, el diagnóstico arrojará posibles fallos y se podrán tomar medidas correctivas.

¿Cómo se realiza la certificación?

Cuando se instala el sistema de cableado estructurado, una de las herramientas utilizadas, para verificar la operación, es el certificador. Este aparato genera un reporte con las condiciones en las que se halla cada canal, y la categoría del cableado existente (Cat 5E, Cat 6, Cat 6A, Cat 7).

Estas herramientas de certificación detectan si un enlace es compatible con una determinada categoría (AIT) o tipo (ISO). Un ejemplo podría ser, la categoría 6 o clase E. La certificación es el cierre requerido formalmente por muchos fabricantes de cableado estructurado para otorgar sus garantías para una nueva instalación de cableado.

En los procesos de verificación se acredita que el cable esté conectado correctamente y se prueban las funciones básicas de continuidad, para asegurar que todos los hilos de un enlace de cableado están conectados a los puntos de determinación adecuados y no a los demás conductores. Otras herramientas como el reflectómetro, permiten determinar la longitud de un cable, distancia de los empalmes o problemas como corrosión del cableado.

Ten en cuenta

La certificación del sistema de cableado estructurado es el mecanismo para garantizar el cumplimiento de las normas de la industria.

Los instrumentos de certificación son las únicas herramientas formales que derivan un “Pass” o “Fail” de acuerdo a los estándares del sector. En los mercados internacionales la institución encargada de verificar estos estándares es la Comisión Electrotécnica de la Organización Internacional de Normalización (ISO/IEC), quienes son los responsables de crear y mantener los estándares para el cableado de telecomunicaciones.

¿Qué beneficios me genera la certificación?

Si tu cableado cumple con la certificación, esto implica que, a futuro, y pese a posibles cambios de tecnología (por ejemplo en servidores) o la necesidad de ampliar las redes de tu negocio, la estructura va a mantenerse en vigencia y va a poder ser ajustada a las nuevas demandas.
Una buena estructura te evita problemas de pérdida de datos en la red o fallos en la comunicación, que pueden alterar de forma dramática a tu negocio.
Si eres especialista en entregar soluciones de aplicaciones o sistemas de información, el proceso de certificación será una garantía de que puedes cubrir las exigencias de tus clientes, además podrás conocer la velocidad real de las redes y de esta forma avalar su rendimiento.
Los usuarios se encuentran cada vez más pendientes de los temas de calidad y tener certificaciones es la prueba de que tu negocio está evolucionando. Recuerda que estos documentos son esenciales a la hora de auditorías o en el caso de precisar mantenimientos o revisiones periódicas.